> HISTORIA Y GEOGRAFIA NIVEL MEDIO: LAS CIUDADES Y EL COMERCIO EUROPEOS EN EL SIGLO XV

Bienvenidos!

¡Bienvenidos!

Este blog es un espacio diseñado para los alumnos del nivel medio. Aquí encontrarán programas, contenidos y actividades de la asignatura Historia y Geografía. También podrán acceder a distintos recursos, diarios, películas, videos, textos, música y otros que contextualizan los temas desarrollados en clase.

Prof. Federico Cantó

lunes, 29 de abril de 2013

LAS CIUDADES Y EL COMERCIO EUROPEOS EN EL SIGLO XV


Ver anteriorFORTALECIMIENTO DE LAS MONARQUÍAS EUROPEAS


 El espacio rural

En el siglo XV, lentamente la población rural se recuperó de la crisis del siglo anterior y aumentó la cantidad de habitantes. Se reactivaron e incrementaron las actividades agrarias, comenzaron a producirse más alimentos y se incorporaron más tierras a la agricultura. Estas actividades permitieron el crecimiento de la producción. El gran aporte de este período fue la introducción del cultivo forrajero, que permitió el aumento de las cabezas de ganado.
NUEVAS TÉCNICAS AGRÍCOLAS SIGLO XV

Los mercaderes burgueses de las ciudades comenzaron a invertir dinero en la compra de tierras como una alternativa para acrecentar y diversificar sus negocios. Organizaron mejor el trabajo agrícola para lograr un mayor rendimiento de la tierra. Buscaron mejorar las técnicas agrícolas y eso permitió que se expandiera la producción más allá de la autosubsistencia y desarrollando excedentes comerciables.

Los cambios en las actividades agrícolas provocaron que una gran cantidad de campesinos quedasen sin trabajo. Muchos de ellos migraron a las ciudades. Otros se quedaron en el campo. Sin embargo, trabajar sólo en el campo no les alcanzaba para vivir. Por ello, los campesinos debieron sumar a sus labores otras que contribuyeran a completar sus ingresos.

Esta otra forma de trabajo se denominaba trabajo a domicilio y se llevaba a cabo especialmente en Inglaterra y en ciudades como Brujas, Flandes o Amberes (Bélgica). Un mercader les llevaba las herramientas, telares y la materia prima, las familias campesinas trabajaban en sus casas o en la aldea entre los tiempos de siembra y cosecha y el mercader les pagaba su producción, que en general eran telas y paños.

 Esta nueva forma de trabajo hizo necesario poner un precio a los productos y servicios que se intercambiaban. Ello permitió que continuara extendiéndose la circulación del dinero y las relaciones de intercambio monetarias, mediante contratos en los que se fijaba qué producto se intercambiaba, qué cantidad y a qué precio.

El espacio urbano y los artesanos : Los cambios en las ciudades

Durante el siglo XV, no sólo cambiaron las actividades en las zonas rurales. En las ciudades continuaba el desarrollo del comercio y del trabajo artesanal. La nobleza y los burgueses ricos demandaban nuevas mercaderías y podían comprar los productos de lujo producidos por los artesanos. Los artesanos continuaron produciendo sus artesanías bajo el control de los gremios que fijaban la cantidad y la calidad de los productos y los precios.
MERCADO URBANO SIGLO XV

Al promediar el siglo XV, Inglaterra y España habían dedicado gran parte de sus tierras laborables a la cría de ovejas, que proporcionaba lana para la fabricación de paños. El gremio textil de Inglaterra vio la oportunidad de hacer buenos negocios produciendo mayor cantidad de paños de lana de menor calidad y a más bajo precio. De esta manera, podían ser adquiridos por todos los sectores sociales, incluso por los de más bajos recursos.

Esta decisión no fue bien vista por los gremios de artesanos, especialmente de Italia, que mantenían precios altos; los paños eran adquiridos por los sectores sociales más ricos, que preferían productos de excelente calidad. Sin embargo, los artesanos de Inglaterra y Flandes avanzaron en su decisión y se especializaron en producir paños de lana en mayor cantidad y a menor precio. En poco tiempo, Inglaterra desarrolló sus propias manufacturas. Para ello utilizó materia prima propia y proveniente de España, y le sumó el valioso aporte de expertos tejedores de otras regiones de Europa.
TALLER URBANO TEXTIL

Hasta el siglo XIV, la producción rural se utilizaba para el autoabastecimiento de cada comunidad y el intercambio de productos con algunos vecinos. A partir del siglo XV, esa producción adquirió la característica de un negocio y comenzó a utilizarse para la venta destinada al consumo de los habitantes de las ciudades y al comercio con otras regiones.

Este proceso dio lugar a una división del trabajo y a una mayor especialización de los espacios: el espacio urbano comenzó a dedicarse al comercio y a la producción artesanal. El espacio rural, en cambio, se dedicó a la producción agrícola. La ciudad necesitaba comprar sus productos a los campesinos y les vendía sus mercancías elaboradas, a la vez que buscaban nuevos mercados donde comerciar sus excedentes de producción.



ACTIVIDAD:
a)      Confeccioná una lista con los cambios sociales y económicos que se producen durante el siglo XV en el espacio rural
b)      Confeccioná una lista con los cambios sociales y económicos que se producen durante el siglo XV en el espacio urbano.
c)       Identificá que grupo social impulsa estos cambios y describí sus actividades económicas

Ver siguiente:MERCADERES Y BANQUEROS